Coaatmca | Entrevista a Andreu Riutort de ATSF
23116
post-template-default,single,single-post,postid-23116,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Entrevista a Andreu Riutort de ATSF

Entrevista a Andreu Riutort de ATSF

«El trabajo que hace Arquitectos Técnicos Sin Fronteras destaca por su valor social. Queremos transmitir el valor de actuar juntamente con la población local donde ejecutamos proyectos»

 

Andreu Riutort Isern, nacido en Mallorca, es arquitecto técnico y miembro de Arquitectos Técnicos Sin Fronteras. Después de haber participado en 2018 en el proyecto de cooperación internacional en Nicaragua con ATSF, hizo una estancia en Chile durando medio año trabajando como colaborador del Equipo de Bioconstructores de la Asociación de Autodesarrollo Sostenible en Comunidades (Asociación Siembra) -asociación sin ánimo de lucro dedicada al trabajo social en comunidades de todo el territorio nacional chileno-. Ahora es miembro de la comisión de trabajo de ATSF para la segunda fase del proyecto a Jiñocuao. Un proyecto al que se destinarán íntegramente los 5 € que aportará cada colegiado para su inscripción en la cena de Navidad del COAAT Mallorca de este año.

¿Qué ha supuesto la primera fase del proyecto que se realiza en Jiñocuabo para esta comunidad rural de Nicaragua?

Ante la necesidad de ampliación de la escuela Divina Misericordia en la comunidad de Jiñocuao (Nicaragua), Arquitectos Sin Fronteras participó del proyecto de cooperación llevado a cabo por la asociación alemana Bildung Bauen e.V.

Desde Barcelona nos desplazamos tres miembros de Arquitectos Técnicos Sin Fronteras durante dos meses para llevar a cabo tareas de coordinación y organización con los voluntarios locales y dirección de obra, y participar activamente en la ejecución de la obra.

La ejecución del edificio se ha hecho utilizando materiales naturales de la región, como son la paja, la arcilla y el bambú, adecuado a las condiciones climáticas de la zona y creando espacios donde los alumnos y el resto de los habitantes de la comunidad pudieran desarrollar plenamente sus actividades.

El edificio que se planeó estaba compuesto por tres bloques:

1. Uno principal que constaba de un espacio polivalente pensado para poderse subdividir en función de la demanda de clases. Así, cada grado dispondría de un espacio propio. Además, serviría como un espacio multifuncional abierto, que pudiera albergar las reuniones, elecciones y varios acontecimientos de la comunidad.
2. Una sala de reuniones para profesores
3. Un aula externa que, según sus necesidades, iría destinada como aula de informática.

            

¿Qué tenéis planteado para la segunda fase?

Para la segunda fase tenemos pensado ejecutar un drenaje perimetral al conjunto constructivo realizado en la primera fase y nos centraremos en la creación de unos nuevos lavabos con el uso de un sistema ecológico de tratamiento de aguas residuales como alternativa al sistema séptico y que esté enmarcado y relacionado en los valores del conjunto del proyecto.

Esta alternativa, que ha demostrado ser eficaz y operativa en plantas de tratamiento de pequeña y mediana escala y en viviendas unifamiliares, es un sistema de tratamiento de aguas residuales denominado «lombrifiltro» o sistema Tohá, creado para solucionar problemas de escasez de agua y mejorar las condiciones de vida.

Y, en caso de que podamos, realizaremos las pavimentaciones y acabados en menajes verticales interiores de los módulos de la primera fase.

¿Qué otros proyectos tienen en marcha ahora mismo Arquitectos Técnicos Sin Fronteras?

Actualmente tenemos también en marcha el proyecto de una escuela a Kènia donde ATSF y BaseA trabajan conjuntamente en fase de proyecto y ejecución. El proyecto se desarrolla en la Región de Kangundo, a unos 60 km de Nairobi. Se trata de una escuela pública con más de 250 alumnos construida en 1968 y que se encuentra en un estado de ruina técnica, verificado en visita in situ en abril de 2018 por miembros de ATSF que se desplazaron. La Escuela también tiene un uso comunitario y se utiliza como espacio social para: formación de lecto-escritura para mujeres mayores, encuentros y reuniones vecinales.

Este año se ha llevado a cabo la segunda fase, donde se ha realizado un derribo de un edificio existente de la escuela y se ha construido un módulo con 5 aulas. La tercera fase consistirá en el movimiento de tierras, escombro y construcción de módulo de comedor, aula polivalente, administración e instalaciones.

¿Cómo puede colaborar un arquitecto técnico con vuestra organización? ¿Además de económicamente, puede participar activamente allá donde tenéis vuestros proyectos?

Cualquier persona puede colaborar con ATSF como persona voluntaria, participando de las asambleas, proyectos y desplazamientos de cooperación. También existe la figura de socio donde la persona, además de los otros derechos, también puede participar de la gestión interna de la ONG y llegar a formar parte de la junta directiva.

Esta figura incluye cuota mensual que da derecho en voto en las asambleas de socios. Para ser socio es necesario tener una experiencia profesional próxima tanto en el ámbito de la gestión interna cómo en el de proyectos del ámbito de la arquitectura técnica.

¿Cómo valoras tu experiencia personal con Arquitectos Técnicos Sin Fronteras?

Personalmente, ser miembro de ATSF me ha ayudado a adquirir y mejorar toda una serie de valores importantes como el desarrollo sostenible y no dependiente, la igualdad de oportunidades y equidad de género, la interculturalidad y la responsabilidad y ética sobre las acciones que se derivan de las actuaciones de un voluntariado.

Además, el trabajo que hace Arquitectos Técnicos Sin Fronteras destaca por su valor social. Desde ATSF queremos transmitir el valor de actuar juntamente con la contraparte (asociación, colectivo, sociedad, etc.) tanto a la hora de proyectar como en la posterior realización del proyecto cooperativo.

Así, creo que en los tipos de proyectos que desarrolla ATSF, el trabajo social y comunitario toma la misma importancia que el trabajo constructivo que ejercemos en la zona donde participamos. Este hecho hace que, como miembro de ATSF, también crecemos como personas y nos esforzamos al trabajar otros valores como la cooperación horizontal, la transformación social, el empoderamiento y los valores derivados de los derechos económicos, sociales y culturales.