Coaatmca | LA PROFESIÓN A DEBATE
17788
post-template-default,single,single-post,postid-17788,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

LA PROFESIÓN A DEBATE

LA PROFESIÓN A DEBATE

Coordinación de Seguridad y Salud en la construcción

 

Esta semana ha tenido lugar en la sede de la Fundación Aedificat la primera jornada enmarcada dentro del ciclo “La profesión a debate” sobre la coordinación de Seguridad y Salud en la construcción.

Los ponentes han ofrecido una visión particular en el ámbito de sus diferentes actuaciones profesionales: Desde la formación de trabajadores o la experiencia en torno a la Inspección de Trabajo de la administración; la exposición de diferentes formas de ejercer la coordinación de seguridad, por parte de compañeros, y la valoración global del Colegio.

Dichas ponencias han dado pie a un intenso debate en el que han participado activamente los asistentes a la jornada, planteando casos concretos de gran interés.

Una de las conclusiones más importantes a las que se ha llegado durante la jornada es la gran preocupación que existe entre los compañeros sobre el desarrollo de una actividad (la coordinación de seguridad) que tiene una gran presión ante la dificultad de trabajar con empresas que estén profesionalizadas y mentalizadas con la seguridad.

Una buena parte de la jornada ha tratado, precisamente, sobre la dificultad de encontrar empresas que dispongan de los medios adecuados de prevención ante la tipología de las obras que acometen, y que dispongan de personal debidamente formado y concienciado.

También se ha comentado la falta de apoyo por los propios promotores de las obras que, en muchos casos, priman el plazo de ejecución y el precio ante la seguridad.

Los asistentes se han mostrado de acuerdo en que es necesaria una mayor presión por parte de la administración ante los incumplimientos de las empresas; mayor control sobre los trabajadores autónomos y más colaboración por parte de los promotores.