Coaatmca | DEFENSA DE LA PROFESIÓN
18583
post-template-default,single,single-post,postid-18583,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

DEFENSA DE LA PROFESIÓN

DEFENSA DE LA PROFESIÓN

El COAAT Mallorca reclama ante los ayuntamientos de Llucmajor y Santanyí la competencia del Arquitecto Técnico como profesional capacitado para la sustitución parcial de un forjado

 

En este segundo municipio el colegio defiende además la capacidad del técnico para “sustituir parte del forjado de cubierta y refuerzo de parte del forjado de la planta baja”

 

El Colegio de Aparejadores de Mallorca ha presentado esta semana dos alegaciones, ante sendas decisiones de los departamentos de urbanismo de los ayuntamientos de Llucmajor i Santanyí, reclamando las competencias propias de los Arquitectos Técnicos y su reconocimiento por parte de las administraciones que deben proceder a la concesión de licencias.

En el caso concreto de Llucmajor, las alegaciones elaboradas desde el departamento de Defensa de la profesión del COAAT Mallorca inciden en la capacidad del arquitecto técnico como profesional formado y competente para la realización de un “cambio de forjado en vivienda en planta piso de edificio entre medianeras”.

Ante la exigencia del consistorio de que el “proyecto debe ir firmado por un arquitecto superior [sic]” el colegio expone que esta limitación carece de toda base legal pues “el arquitecto técnico tiene absoluta competencia en esta intervención como proyectista y director de obra”.

Por otra parte se señala la improcedencia de utilizar el término “superior” cuando no es ésta la “nomenclatura correcta para referirse a la profesión de arquitecto ni existe una relación jerárquica entre los técnicos intervinientes en el proceso edificatorio”.

Por todo ello, y en cumplimiento de los establecido en la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, el COAAT Mallorca concluye que no existe ningún obstáculo para que el arquitecto técnico elabore este proyecto en el que no se producen modificaciones de volumetría o estructura.

“Los trabajos previstos en esta intervención –concluye- forman parte habitual de todos los programas de estudio de Arquitectura Técnica”, por lo que un “aparejador o arquitecto técnico disponen de la titulación habilitante para su redacción”.

Ayuntamiento de Santanyí

Las alegaciones presentadas ante el consistorio se refieren a la “sustitución de una parte del forjado de la cubierta y refuerzo de una parte del forjado en planta baja”, intervención para la cual los servicios técnicos municipales requieren el nombramiento de un arquitecto como director de obra.

El colegio expone en el documento la competencia de los arquitectos técnicos para la redacción de proyectos de reforma, con algunas limitaciones, y la dirección de las obras de esos mismos supuestos.

Dada la falta de motivación por parte del ayuntamiento, y ante la posibilidad de que esta decisión se haya tomado bajo la errónea creencia de que se trata de una intervención afectada por el criterio de la entidad constructiva, y que ello se pudiera utilizar para negar la competencia del técnico, el COAAT Mallorca ha alegado que ese criterio puede aplicarse para determinar la competencia respecto a obras de nueva construcción, pero “en ningún caso para determinar la diferencia en los casos de intervenciones en edificios existentes”.

Por todo ello el escrito de alegaciones concluye reclamando al consistorio “que declare competente al arquitecto técnico que asumió las obras en segunda instancia, tal y como solicitó el propietario de la vivienda para el cambio de titularidad de la licencia”.