Coaatmca | Anulada la indemnización impuesta por el Ayuntamiento de Santa Margalida a un aparejador
22460
post-template-default,single,single-post,postid-22460,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Anulada la indemnización impuesta por el Ayuntamiento de Santa Margalida a un aparejador

Anulada la indemnización impuesta por el Ayuntamiento de Santa Margalida a un aparejador

El COAAT Mallorca satisfecho con la decisión judicial que anula la indemnización de más de 400 mil euros y obliga al consistorio a pagar las costas del proceso

 

El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Mallorca manifiesta su satisfacción por la sentencia del Juzgado de lo contencioso administrativo n.º 2 de Palma que anula la decisión del Ayuntamiento de Santa Margalida que obligaba al arquitecto técnico y a otros profesionales responsables de la ejecución de obras en la piscina municipal al pago de una indemnización de 403.485 euros, por supuestos vicios ruinógenos en la construcción.

La jueza del caso ha anulado la resolución en este sentido dictada por el Pleno del Ayuntamiento en abril de 2012 y obliga también al consistorio al pago de las costas del proceso.

El presidente del COAAT de Mallorca, Daniel Tur, valora positivamente esta sentencia porque “además de la más absoluta absolución de nuestro colegiado, queda patente la total improcedencia de aplicar un procedimiento, derivado del art. 148 del TRLCAP (Ley de contratos de la administración pública) pensado únicamente para el contratista, pero nunca contra los técnicos”.

Pese a esta improcedencia, señalada por la defensa, el Ayuntamiento de Santa Margalida decidió seguir con este procedimiento que ahora ha sido rechazado judicialmente, tal como se pone de manifiesto en la sentencia, que incluso señala como desacertada y arbitraria su tramitación con respecto al contratista.

Además, la sentencia entra en el fondo del asunto y estima el resto de los argumentos de la defensa, como que el arquitecto técnico no intervino en aquellos trabajos de donde procedían las deficiencias (todo lo relacionado con las instalaciones: climatización, fontanería, depuración de la piscina, …), así como la evidente falta de mantenimiento y abandono de las instalaciones por parte del propio ayuntamiento.